Esculpir en el tiempo, del director de cine Andrei Tarkovski.



Acompanhar
  • Estado: Normal (com sinais de uso normal)


    Gastos de envío: 5 euros. Hago descuento en gastos de envío para varias compras agrupadas en un solo paquete. Combino gastos de envío de varios lotes por el precio de uno solo dependiendo del peso y volumen. Todas las compras se envían por correo certificado adecuada y minuciosamente embaladas. De esta forma y con el número de envío que facilito el mismo día en que sale el paquete, el destinatario puede seguir por internet la llegada de su compra en .correos.es, apartado Localizador de envíos.

     

    Esculpir en el tiempo acompañó a Tarkovski los últimos 15 años de su vida y en el expone no sólo su visión del cine como medio, sino su visión sobre el papel que éste, y el arte en general, juegan en el contexto mas amplio de la sociedad, y la visión que de ésta tenía el cineasta. Su total sinceridad y el hecho de que fuese la obra en la que mas trabajó, hasta semanas antes de su muerte, convierten al libro en un testamente cuya índole seguramente seguirá sorprendiendo a sus lectores a 20 años del deceso de su autor.

    Esculpir en el tiempo se convierte en una oportuna lectura del legado literario de uno de los cineastas mas contundentes de la segunda mitad del siglo XX quien, a lo largo de una introducción, una conclusión, 9 capítulos y cinco apéndices, que incluye un sobresaliente epistolario del cineasta.

    El libro, que también cuenta con la filmografía de su autor, un índice onomástico y una profusa ilustración, inicia: “Por primera vez en la historia de las artes, en la historia de la cultura, el hombre encontró el medio para imprimir el tiempo y, simultáneamente, la posibilidad de reproducir ese tiempo en la pantalla tantas veces como lo desease, de repetirlo y regresar a él: adquirió ese matiz de tiempo real.

    El tiempo, fijado en sus formas y manifestaciones factuales: ésa es la idea suprema del cine como arte y nos lleva a pensar en la abundancia de recursos inexplorados del cine, en su colosal futuro. Con base en esta idea elaboré mis hipótesis de trabajo, tanto prácticas como teóricas”.

    Andrey Tarkovski nació en 1932 la localidad de Zavrazhe, Ivanono, Unión Soviética, (ahora Rusia). En su juventud, estudió música, pintura y escultura, aprendió lenguas orientales en Moscú antes de interesarse por el cine; también trabajó como geólogo en Siberia. Se inscribió en la aclamada Escuela de Cine VGIK (Instituto Estatal de Cinematografía de todas las Rusias), bajo la enseñanza de Mijail Romm; realizó cortometrajes.

    Al tiempo que estudiaba cine también estudiaba violín, el film con el cual obtuvo la graduación es: El rollo compresor y el violín. Tarkovski pronto fue el centro de atención de todo el mundo con su primer film La infancia de Iván (1962), que obtuvo el León de Oro del Festival de Cine de Venecia, Italia. Sin embargo, Tarkovski cayó bajo la estricta vigilancia de las autoridades rusas, que temían que sus siguientes filmes no siguiesen los alineamientos del Partido Comunista de la Unión Soviética (no mostrar imágenes religiosas, p. ej.) y mostrasen el otro rostro de la Unión Soviética.

    Eran los años de la Guerra Fría y cualquier denuncia, de manera directa o velada hacia el régimen en cualquiera de las facetas artísticas era reprimida. Como resultado de esa vigilancia, el siguiente film de Tarkovski, Andrei Rublyov (1969), fue prohibido hasta 1971 y fue exhibido a las cuatro de la mañana del último día en el Festival de Cine de Cannes, Francia, por orden expresa de las autoridades rusas con el fin de evitar cualquier posible nominación a los premios (de hecho, no ganó ninguno) y fue distribuida parcialmente para salvaguardar las apariencias.

    A pesar de que no tenía control sobre el destino final de sus filmes, Andrey Tarkovski siguió filmando. En 1975, tuvo un problema con las autoridades, que por poco le costó la cárcel, a raíz de su película El Espejo, una densa y autobiográfica película con una radical e innovadora estructura narrativa.

    Su última película, Sacrificio (1986), fue filmada en Suecia con la ayuda de los colaboradores habituales del cineasta sueco Ingmar Bergman, y ganó cuatro premios en el Festival de Cine de Cannes, un hecho sin precedentes en la historia del cine ruso. Sin embargo, en esos meses Andrey Tarkovski estaba sufriendo los estragos del cáncer y le fue imposible asistir a recoger el Premio Especial del Jurado que obtuvo esta película, y fue su hijo Andriushka quien lo recogió ante un aplauso general que se prolongó durante varios minutos.

    A la edad de 54 años, completamente alejado de su tierra natal y meses después de la filmación de Sacrificio, Tarkovski, murió de cáncer pulmonar el 28 de diciembre de 1986, en París. Ingmar Bergman, hablando sobre La infancia de Iván comentó: "Es un verdadero milagro. Me sentí conmovido cuando descubrí que todo lo que yo siempre quería contar, pero que no sabía cómo expresarlo, estaba en esta película."

    LA OBRA: Interesado en ir más allá del lenguaje cinematográfico —tal y como hiciera Serguei Eisenstein a comienzos del siglo XX, Tarkovski exploró nuevas formas de narrativa cinematográfica que influyeron en la nueva generación de cineastas y desarrolló una interesante teoría cinematográfica, a la que llamó Esculpir en el tiempo.

    Él mismo destacaba una característica del cine: la capacidad de fijar el tiempo. A partir de esta idea, el cineasta debe esculpir un bloque de tiempo para dejar al descubierto la imagen cinematográfica. Después de El espejo, Tarkovski anunció que se dedicaría completamente a seguir las premisas dramáticas de Aristóteles: concentrar totalmente una historia en un solo lugar bajo un día soleado en algún momento del tiempo. Sacrificio (en el cual filmó una escena de 10 minutos de duración, algo completamente inédito en la historia del cine mundial) es considerada por muchos como el perfecto reflejo de la legendaria teoría cinematográfica de Andrey Tarkovski.


Psicodiogenes

(1.211)
España (Madrid)
Antiguidade: 03/02/2008

  Adicionar aos favoritos