Utilizamos cookies próprios e de terceiros para analisar os nossos serviços. Se continuar a navegar, está a aceitar a utilização de cookies. Mais informações AQUI

ÓLEO S/LIENZO -ECCE HOMO- S. XVII. DIM.- 103,5X82 CMS.MUY BIEN ENMARCADO.


15 fotos ÓLEO S/LIENZO -ECCE HOMO- S. XVII. DIM.- 103,5X82 CMS.MUY BIEN ENMARCADO. (Arte - Pintura - Pintura al Óleo Antigua siglo XVII)

Acompanhar
  • 40% de desconto! Antes 3.999,99 €
    até Domingo, 25 de Abril
  • Itens: 1

    Estado: Normal (com sinais de uso normal)

    EN BUEN ESTADO, A PESAR DE SU ANTIGUEDAD. ME REMITO A LAS FOTOGRAFÍAS.


    ÓLEO S/LIENZO -ECCE HOMO- S. XVII. DIM.- 103,5X82 CMS CON MARCO.

    MEDIDAS SIN MARCO 85X63,5 CMS.

    AL DORSO ETIQUETA DE LA "CAJA GENERAL DE REPARACIONES.

    AUNQUE LA CAJA GENERAL DE REPARACIONES LO CATALOGA COMO DE (Valdés Leal), PERO NO ESPECIFICA SI ES TALLER, CÍRCULO, ESCUELA O DE ESTE AUTOR, MI CRITERIO ES QUE NO TIENE ESTA  AUTORÍA.

    POR TANTO, MI OPINIÓN ES CONTRARIA A LA CATALOGACIÓN DE LA CAJA GENERAL DE REPARACIONES, Y POR TANTO CONSIDERO QUE ESTA OBRA  -AUNQUE DE GRAN CALIDAD, VALOR Y ÉPOCA- ESTÁ MAL CATALOGADA, SIENDO DE OTRO AUTOR, ESCUELA, TALLER O CÍCULO. 

    MUY BIEN ENMARCADO.

    IDEAL PARA MUSEO, CULTO RELIGIOSO O PARA INVERSORES EN ARTE.

    EN CUANTO A SU ESTADO, ME REMITO A LAS FOTOGRAFÍAS. EN BUEN ESTADO, A PESAR DE ALTA ÉPOCA. REENTELADO.

    La Caja general de reparaciones de daños derivados de la guerra civil fue un organismo de represión económica​ dependiente del Ministerio de Hacienda de la Segunda República Española, creado el día 23 de septiembre de 1936 -a los dos meses de iniciada la Guerra Civil- por el Gobierno de Largo Caballero con objeto de incautar en favor del Gobierno los bienes de los civiles que apoyasen la sublevación militar del 18 de julio. Al ocurrir la revuelta militar del 18 de julio de 1936, numerosos miembros de la alta burguesía y la aristocracia española apoyaron activamente la rebelión o simpatizaron con ella. Al tratarse de grandes propietarios con numeroso bienes en la zona bajo control de gobierno frentepopulista, diversas organizaciones afectas (sindicatos, partidos de izquierda, comités obreros, etc.) tomaron posesión de los bienes tanto muebles como inmuebles de estos simpatizantes de la rebelión.

     

     

    Tal situación expuso al gobierno republicano que estos bienes deberían ser controlados directamente por la administración central, y usados para reparar los daños que fueran causados por la rebelión militar, regulando las incautaciones «con cargo a las responsabilidades civiles de los partícipes en el movimiento sedicioso», tanto directa como indirectamente, en el transcurso de la Guerra Civil Española

     

     

    La Caja fue concebida con muy amplios fines, tanto económicos como sociales, suponiéndose que su patrimonio debía servir para reparar y restaurar la economía tras la guerra,​ y para ello fue dotada de competencias extraordinarias. Sin embargo, debido a las limitaciones impuestas por la guerra y las dificultades económicas en la retaguardia republicana, la Caja sólo se encargó realmente de centralizar las requisas y la gestión de los patrimonios incautados, tarea que realizó con notable secretismo, aunque luego se le acusó de flagrante ineficiencia. Su único director fue Amaro del Rosal, dirigente de la Unión General de Trabajadores y próximo tanto a Negrín como al PCE.

     

     

    A lo largo de la guerra civil la Caja acumuló una inmensa cantidad de bienes, muchos de ellos sin respaldo legal al ser producto de simples requisas practicadas en casas privadas o de expolios ejecutados por particulares.​ También se comprobó años después que la cantidad de bienes muebles incautados por la Caja jamás fue contabilizada con rigor, ni tasada adecuadamente, al punto que el destino de muchos de ellos resultó incierto tras el fin de la guerra.

     

     

    Los bienes inmuebles incautados por la Caja consistieron principalmente en fincas, casas o palacios, utilizados casi de inmediato para fines militares, en tanto la situación bélica no permitía otro empleo. Respecto de los bienes muebles la mayoría estaban constituidos por obras de arte de colecciones privadas, vehículos de lujo, y sobre todo gran cantidad de joyas en metal precioso. Luego estos bienes fueron trasladados masivamente al Castillo de Figueras, que por su cercanía a la frontera francesa permitía la venta de dichos bienes suntuarios a cambio de divisas extranjeras, comerciando tales artículos en Francia o Suiza.

     

     

    Al avanzar el conflicto y hacerse insostenible la situación de la República, tras la Batalla del Ebro, la Caja General de Reparaciones trasladó la mayor parte de los bienes incautados hacia Francia, donde pasó a integrar el llamado «Tesoro del yate Vita». Otra gran parte de esos bienes fue capturada por las tropas franquistas en el Castillo de Figueras y devuelta a sus legítimos propietarios.

    Salud. Paz y Bien.


jmlex

(1.005)
Espanha (Córdoba)
Antiguidade: 14/09/2007

  Adicionar aos favoritos

Informar sobre este lote